RSS

12 junio 2010

De cuando me hice caca, pero mucha mucha caca…

No hará mucho tiempo estuve coqueteando con la muerte, con la muerte anal. Es decir viví un momento más por los que sostengo firmemente mi creencia en que soy el hombre con peor suerte del mundo. Bien. Y es que padecí  diarrea. Vamos lo que se conoce coloquialmente como cagarse pata abajo. Aunque suene divertidísimo, no tiene ninguna gracia, pues me hacia caca…pero mucha mucha caca.

Estoy hablando de caquita blandita, de dolor estomacal  y gases, pero gases chungos. No como esos pedos que sabes que son graciosos, esos que tienen  incluso más gracia si justo antes de tirarte uno, levantas la mano y dices: ¡¡¡¡ Ey tengo una idea!!! Pero no, en este caso se trata de sufrimiento puro y cremoso.

 
Seguro que todos vosotros sabéis perfectamente de que estoy hablando. Y es que la diarrea es así. Te hace plantearte cosas que hasta ese momento de tu vida no te habías parado a pensar. Cosas como;  usar el bidé para algo más que la limpieza de pies, de huevamen e ingleta  antes de dormir, decidirte por los múltiples tipos de capacidades de absorción, suavidad, rugosidad y olor del papel higiénico, tener una excusa suficientemente buena para oler realmente mal, o beber bebidas para deportistas aún estando todo el día tumbado en el sofá.

Estar tumbado en el sofá sí mola. Estaba yo con mi batita calentita, mis calcetines gordos y calentitos, casi casi como un bebé calentito, rollizo y rosa. Y en ese instante se me va todo al garete, es en esa situación cuando empiezo a sentir un ligero movimiento intestinal, y sé que algo está bajando lentamente aunque con paso firme hacia mi zona anal. Sé que es ese pedo que conozco muy bien, ese pedo que si fuera una intervención militar se llamaría “BROWN STORM”. Ese pedo que ha conseguido atravesar las defensas del lado sur. Entonces cuando a pesar del dolor lucho por evitar la evasión, sale. Irremediablemente ha escapado, así que me quedo con ojos llorosos, carita dulce y desvalido, mientras le digo a mi novia: 
- Cari me he cagado encima……………………… 


            










“El hombre con peor suerte del mundo”.